viernes, 26 de mayo de 2017

Castillos de Leyenda

Guadalajara es una provincia montañosa y además durante bastante tiempo fue zona fronteriza de los dominios musulmanes en la península. Además dentro de los reinos cristianos de la península siempre hubo luchas y escaramuzas. Por todo ello se hizo necesaria la construcción de fortalezas defensivas para resguardarse de acometidas enemigas, fueran estas las que fueran. Aquí podrás contemplar algunos castillos, que restaurados te ofrecerán su mejor versión y otros, que a duras penas pueden testificar su existencia. Los de Sigüenza y Guijosa te gustarán por estar completamente restaurados y ofrecer una bonita estampa. Estoy seguro que el castillo de Torija te seducirá por su belleza. Los de Jadraque, Anguix o Atienza por su emplazamiento. El de la Riba de Santiuste por reunir además de las características anteriores, sus fenómenos paranormales. El de Molina de Aragón te sorprenderá por su amplitud, el de Zafra tanto por su emplazamiento como por sus dimensiones reducidas o el de Pioz por su reciura. Te invito a comprobarlo.

Castillo de Sigüenza

El castillo de Sigüenza es actualmente parador de turismo. Se trata de una fortaleza erigida en el s. XII se presupone que sobre otra fortaleza árabe anterior de dimensiones más modestas. Sufrió numerosos asedios y hostigamientos. En él se refugiaron y acuartelaron diversos personajes de su época. Fue la residencia episcopal hasta mediados del siglo XIX en que fue abandonado por los destrozos sufridos en las guerras carlistas. Una antemuralla da acceso a la puerta principal, del siglo XIV, flanqueada por dos cubos con sus matacanes, y almenas en la parte superior. El gran patio interior recuerda las alcazabas árabes, e igual que en ellas, albergaba la población de Sigüenza en caso de ataque. En el centro permanece el pozo que abastecía de agua a la fortaleza. A lo largo de toda su historia fue asaltado en varias ocasiones, buscando los asaltantes su propia protección o dominio sobre las tierras circundantes.

Además de a los obispos el castillo alojó también a importantes personajes de su época como Doña Blanca (esposa de Pedro I de Castilla) en calidad de prisionera para evitar que sirviera de apoyo a los nobles que querían deponerle del trono y al rey Fernando VII y su séquito.  Una de las actividades que se realizan durante las jornadas medievales de Sigüenza es la liberación de Doña Blanca de la torre del castillo, representación que yo te recomiendo contemplar. Si deseas conocer un poco más de la historia de este castillo y de la ciudad en general pulsa sobre el siguiente enlace.

Los numerosos avatares históricos dejaron el castillo maltrecho. La puntilla se la dio la Guerra Civil de 1936. La restauración del mismo fue acometida en 1970 y está basada en antiguos planos, cotejados con los restos que quedaban en pie.

El parador tiene una parte de acceso libre, con lo que además de la visita exterior puedes acceder al "hall", Ver desde fuera el amplio salón medieval, cafetería y patio interior del castillo, quedando restringidas la zona de habitaciones de clientes alojados. Si deseas una guía del castillo pulsa el siguiente enlace.


Si lo que deseas es saber más sobre la ciudad de Sigüenza pulsa sobre este otro enlace.
Parador de Sigüenza 


Castillo de Guijosa

A unos 7km. de Sigüenza se encuentra la pequeña localidad de Guijosa, cuyo único monumento de interés es su castillo. Para llegar hasta ella hay que tomar la carretera GU-125, que parte casi del mismo núcleo urbano de Sigüenza. Hace unos años cuando visité por primera vez el castillo, sentí una inmensa pena al ver la ruina del mismo, una más dije de la provincia. Unos pocos años después comenzó su restauración y hoy podrás disfrutar la estampa de un bello castillo, que únicamente podrás contemplar desde el exterior, puesto que no se puede visitar por dentro, de todas formas no te apenes por ello porque su más bella instantánea es desde fuera. Se trata de un castillo ubicado en una superficie plana, es casi una excepción en ese sentido en la provincia, donde prácticamente todos los castillos están en emplazamientos escarpados. Por este último motivo estuvo rodeado de un foso, ya desaparecido. Tiene una alta torre del homenaje en su interior, con ventanas, balcones y matacanes, rodeada de muralla con torreones semicirculares en sus esquinas. La puerta, de arco apuntado, conserva el escudo de Íñigo López de Orozco, que lo mandó construir a mediados del s. XIV y se encuentra tapada en su mitad occidental por una casa que adosó sus muros en el pasado a la entrada. 

En cuanto a la historia de éste, su primer propietario, que lo mandó erigir, fue asesinado por el rey Pedro I, en represalia por haberse pasado al bando de su rival, Enrique de Trastámara. La fortaleza pasó a ser propiedad de la casa de Medinaceli, y en el s. XV estuvo habitada por el conde Luis de la Cerda. Su hijo Juan de la Cerda lo cedería junto con el resto de sus bienes al duque de Medinaceli, y a sus descendientes, quienes terminarían donándolo al pueblo, y pasando después a propiedad del Ayuntamiento de Sigüenza. Hace algunos años el castillo pasó a manos privadas que lo restauraron con vistas a convertirlo en un alojamiento rural, al calor de la cercana Sigüenza y su turismo.

Si lo que deseas es saber más sobre la cercana ciudad de Sigüenza pulsa sobre este enlace.


Castillo de Jadraque

Castillo de Jadraque
Vista del Castillo de Jadraque, desde el pico de la muela en Miralrio
El acceso al castillo lo encontrarás accediendo por la CM-1003, en una curva. Ahí empieza el camino que asciende hasta el mismo, cuyo primer tramo resulta dificultoso, tanto para personas, como vehículos. Pasado este primer tramo, donde se puede aparcar, empieza un segundo tramo más suave, ya empedrado que nos conduce hasta el castillo. Las vistas desde aquí de las vegas de los ríos Henares y Cañamares, Jadraque y la Sierra Norte con sus picos más emblemáticos, son soberbias, lo que nos hace comprender la elección de su emplazamiento. De su pasado citar que fue una posesión más de la familia Mendoza en la provincia de Guadalajara y que tuvo un uso fundamentalmente residencial. El castillo sólo conserva su estructura externa. El interior está prácticamente diáfano, sólo encontraremos un foso cubierto y un aljibe, que ha sido rehabilitado recientemente. Nada queda de la estructura residencial palaciega que éste albergó dentro de sus muros en el pasado, al fondo de la entrada. En este último sentido está constatado el paso por el mismo de distintos nobles y reyes de la época. En 1889 el pueblo de Jadraque compra el castillo y en la segunda mitad del siglo XX se realizan diversas actuaciones de recuperación de su estructura, muy dañada. El último impulso en su rehabilitación se produjo al calor del presupuesto proporcionado por la partida "1% cultural" que ha permitido una rehabilitación integral del mismo, confiriéndole su aspecto actual.

Si lo que deseas es saber más sobre la Jadraque  o realizar un recorrido por la zona pulsa sobre el siguiente  enlace.

Castillo de Jadraque intramuros


Castillo de la Riba de Santiuste


Riba de Santiuste - Castillo
Riba de Santiuste es una población de la comarca de Sigüenza con grandes edificaciones de piedra rosada. La verdadera joya de la localidad es su castillo, para mí de los más bonitos de la provincia. De camino hacia él cruzarás el río salado por un puente de piedra del siglo XVI. El castillo fue erigido en un cerro alargado junto a la localidad sobre los peñascos que lo coronan. El castillo del siglo IX y ampliado a finales del siglo XII es privado, propiedad de la organización de carácter sectario "Nueva Acrópolis". Sólo se puede visitar por fuera. Su aspecto y color exterior es formidable, así como las vistas que hay del contorno desde él. En cuanto a sus vicisitudes históricas, el castillo fue siempre pieza clave como refugio por estar ubicado en una zona fronteriza de reinos cristianos y musulmanes. Tampoco alcanzó la paz al ser reconquistada la zona por tropas Cristianas comandadas por Alfonso VI de Castilla, ya que a finales del siglo XV fue tomado por tropas navarras con el fin de hostigar la población de Sigüenza. Este asedio no duró mucho tiempo ya que en apenas un año volvíó a ser reconquistado regresando su titularidad nuevamente al obispado de Sigüenza. Fue destruido durante la invasión francesa para que no sirviese de refugio a la resistencia y puesto a subasta por el estado en el año 1973 cuando fue adquirido por su actual propietario.


Si lo que deseas es realizar un recorrido por la zona pulsa sobre el siguiente  enlace.
Riba de Santiuste - Paisaje desde el castillo

Riba de Santiuste - Castillo

Riba de Santiuste - Castillo
De todas formas lo más conocido de este castillo son sus fenómenos paranormales. Parece un tópico de los dibujos animados y las películas de miedo, un castillo con fantasma. Tengo que decir que yo personalmente soy muy escéptico con estos fenómenos, pero en este lugar son tantos los testimonios de los que los han presenciado, que no puedo por más que divulgarlos. Según parece, desde hace tiempo hay algunas personas que han experimentado sucesos paranormales en el castillo. Entre otros fenómenos se ha visto la figura de una mujer con una túnica blanca deambulando por las almenas y varias personas han oído alaridos y lamentos en determinadas partes del castillo (testimonios aportados por antiguos guardas y vigilantes del castillo), también diversas luces inexplicables.
En un programa de televisión que entrevistó a un equipo de radio que se desplazo al castillo para estudiar estos fenómenos con distintos equipos de medición, pude escuchar el testimonio de uno de sus responsables y francamente su sinceridad y perplejidad ante lo vivido introdujo en mi credibilidad sobre el suceso en cuestión. Si eres amante de este tipo de fenómenos visita este enlace, donde se abordan con rigor los principales acontecimientos de este tipo que han tenido lugar en el castillo. En el pasado tuve oportunidad de visitar el castillo por dentro y la verdad es que estaba destrozado. Al salir me olvidé unos guantes en el interior y volví a entrar por unos minutos yo sólo a recuperarlos. Ni que decir tengo que no pude evitar pensar en las historias paranormales del lugar y que el vello se me erizó mientras caminaba por dentro sólo, aún a pesar de que no vi al fantasma, ni oí sus alaridos. En el siguiente enlace puedes ver los reportajes que el programa de cuarto milenio dirigido por Iker Jimenez le dedicó al castillo y sus fenómenos paranormales, te recomiendo que veas los dos primeros capítulos en el siguiente enlace:Cuarto milenio - El castillo de la Riba de Santiuste.


Castillo de Atienza

Castillo de Atienza
El castillo de Atienza fue construido sobre un enorme peñón elevado, grisáceo y alargado que corona el cerro donde se asienta la villa. Este mismo emplazamiento ya fue utilizado por los celtíberos y posteriormente por los árabes que construyeron fuerte alcazaba. El castillo fue tomado posteriormente por tropas cristianas y retomado nuevamente por tropas árabes. Estas transiciones tuvieron lugar en varias ocasiones entre los siglos IX y XI. Tras la Reconquista definitiva por Alfonso VI pasó a manos cristianas, siendo reconstruido nuevamente, llegando a contar con cuatro plantas en algunos de sus niveles. Ya en el "Cantar del Mio Cid" se le describe como una "peña muy fuerte". No alcanzó la paz todavía el castillo pues aún debió ser refugio de tropas fieles a aspirantes al trono de su época que rivalizaron por la corona de Castilla. Tras perder relevancia militar, el castillo pasó a ser prisión y en época napoleónica sufrió la puntilla tras la invasión francesa.
Del castillo propiamente dicho que se asentaba encima del peñón no queda prácticamente nada, solo quedan los siguientes elementos:
  • La puerta de entrada al norte coronada por un arco y flanqueada por sendas torres a cada lado.
  • La torre del homenaje, de planta rectangular, con tres pisos, reconstruida, que destaca especialmente en la esquina sur del peñón y es una de las señas de identidad de la villa. 
  • Dos grandes aljibes rectangulares, tallados en la roca y con restos de la cubierta abovedada de ladrillo que se abren sobre la superficie del peñasco. 
El lugar donde se emplaza la torre del homenaje y la propia forma del peñón donde se asienta, confieren al cerro del castillo una característica forma de barco. Lo que queda del castillo se puede visitar libremente en cualquier momento, ya que a fecha de hoy el acceso no está cerrado por ninguna puerta. Es muy recomendable ascender hasta el tercer piso de la torre del homenaje, por las vistas que desde este emplazamiento obtendrás de esta villa monumental y de su entorno. Como gran curiosidad, muy propia de estos lugares, desde la planta baja salen unos túneles horadados en la roca, estando la entrada a estos esta tapada por una gran losa. Estos túneles deben de unir el castillo con las iglesias próximas al mismo. El castillo tuvo en el pasado un doble y fuerte amurallamiento defensivo, del que todavía hoy se conservan rehabilitados grandes fragmentos.

Si lo que deseas es realizar un recorrido por la zona pulsa sobre el siguiente  enlace.


Castillo de Torija

 Castillo de Torija
La población de Torija se encuentra a pie de carretera, sobre el Km. 73 de la A2. En ella hay un elemento esencial que destaca y preside la localidad, su castillo. Es uno de los más bonitos de la provincia. Construido con piedra caliza y planta cuadrada en el siglo XV por la familia Mendoza, estuvo habitado hasta el siglo XVI. Fue destruido por "el empecinado", durante la guerra de la independencia, para evitar ser ocupado por los franceses y lo que quedaba de él volvió a sufrir más daños durante la guerra civil. En 1960 se acometió su restauración principal confiriéndole la apariencia que presenta hoy día. Las actuaciones más recientes se han centrado en habilitar su espacio interior como elemento expositivo y centro de interpretación. 

Si lo que deseas es saber más sobre la Torija o realizar un recorrido por la zona pulsa sobre el siguiente  enlace.





 Castillo de Torija

 Castillo de Torija


Castillo de Hita

Hita

La población de Hita se emplaza a media ladera de un cerro cónico, coronado por un castillo, del cual, solo quedan los cimientos. Esta zona fue en su momento frontera entre el mundo cristiano y el islámico, por ello el castillo fue en un primer momento un alcázar árabe. Hacia el año 1085 es reconquistado, pasando a manos cristianas. Los testimonios de los siglos posteriores, lo identifican como un castillo muy fuerte, por lo que es utilizado para guardar elementos de tesorería o como refugio por parte de nobles del momento. En este último sentido está constatada, la utilización del mismo por parte de D. Iñigo López de Mendoza, primer marqués de Santillana en el siglo XV. Según testimonios de la época, la fortaleza ocupaba todo el contorno del cerro, con murallas exteriores almenadas y torres en las esquinas. En el centro se encontraba la torre del homenaje, que se cree construida por el marqués de Santillana y que éste y otros nobles posteriores utilizaron como residencia. El alejamiento de las fronteras musulmanas le hicieron perder relevancia estratégica y militar. Por otro lado la llegada de los reyes Católicos provocó la expulsión de los judíos de la península, los cuales en Hita dejaron de rendir tributos a la villa por sus arrendamientos y alcabalas. Estos hechos provocaron la decadencia de Hita y su castillo, sufriendo un progresivo abandono.
Recomiendo subir hasta las ruinas del castillo, sólo si se dispone de calzado adecuado, por las vistas excepcionales que desde el mismo podrás disfrutar.


Si lo que deseas es saber más sobre Hita o realizar un recorrido por la zona pulsa sobre el siguiente  enlace.


Castillo de Anguix

Castillo de Anguix
La única forma de aproximarse al castillo de Anguix hoy en día es navegando por el embalse de Bolarque. Te sugiero que si dispones de una embarcación de remo o puedes alquilar una lo hagas. Junto al club náutico de Bolarque se encuentran unas instalaciones de recreo conocidas como "La playa" donde alquilan embarcaciones de remo, si bien la distancia a recorrer, ida y vuelta, puede no ser apta para iniciados. Existe otra posibilidad que es alquilar una embarcación de recreo que navega por el embalse y que parte también del club náutico. La contemplación del castillo desde el agua y el entorno mismo que se avista es inigualable. El castillo de Anguix antes podía ser accedido desde tierra, pero ya hace años que se valló todo el entorno (como otros tantos lugares vallados por latifundistas sin ningún miramiento) y no es posible el acceso. Por eso el acercamiento por vía acuática es la única posibilidad de acceder a su contemplación. No obstante si alguien ha llegado hasta aquí por vía acuática y tiene la tentación de desembarcar y ascender hasta el mismo desde el embalse puede que se arrepienta. Primero recordar que es un castillo privado, no visitable actualmente. En segundo lugar, la vegetación está completamente cerrada y es espinosa y por donde pueda estar más abierta tendremos que practicar escalada.
En cuanto a su historia, se trata de un castillo del siglo XII y con importantes reformas acometidas durante el siglo XV. Como otros tantos castillos de la provincia está construido con piedra caliza de sillería. Los elementos más distintivos del mismo son la alta torre de que dispone, con cubos macizos en las esquinas, salgo la del lado norte que dispone de una escalera de caracol y la ausencia de almenas. Dispone de un aljibe en su parte más baja y su puerta de acceso está en alto, debiéndose utilizar una escalera para su acceso, que se retiraría en caso de asedio.
En el siglo XIV su dueño, el duque de Huete puso el castillo al servicio de Juana la Beltraneja, resultando derrotado él y maltrecha la fortaleza. Aunque fue restaurada posteriormente, su carencia de utilidad y el paso del tiempo fueron provocando su ruina.

Si lo que deseas es realizar un recorrido por la zona pulsa sobre el siguiente  enlace.


Embalse de Bolarque, vista desde el castillo

Para quienes hemos podido visitarlo antaño siempre quedarán en nuestras retinas las imágenes sublimes de los meandros que el embalse hace entorno al mismo y del emplazamiento altivo donde éste se ubica.


Castillo de Molina de Aragón

Castillo de Molina de Aragón
Molina de Aragón es la población más importante del denominado Señorío de Molina, de facto, un reino prácticamente independiente en el pasado a caballo entre los de Castilla y Aragón. En ella podrás contemplar dos edificaciones independientes emplazadas en sendos montículos. La más próxima a la población situada en una ladera, es la que alberga al castillo del siglo XII propiamente dicho que está rodeado por una amplia muralla del siglo XIII, que deja un amplio vano interior. Todo ese espacio estuvo ocupado en el pasado por varias edificaciones hoy desaparecidas y alberga hasta una sima natural. La muralla tiene un total de 5 puertas de acceso, siendo el acceso al castillo hoy en día por la conocida como "puerta del reloj". Es el castillo más grande de la provincia. Una vez frente al castillo atravesarás sus gruesos muros por una puerta de arco apuntado. El castillo dispone de seis torres, de las ocho que llegó a tener y éstas tienen tres plantas, con grandes ventanas de arcos apuntados. Las torres se comunican por un adarve almenado. El patio de armas de la fortaleza albergaba la zona residencial, el pozo, el aljibe y las dependencias auxiliares al servicio del señor del castillo. Si quieres visitar el castillo puedes contactar con la oficina de turismo de la localidad en el teléfono 949832098 o en el email turismolinadearagon@gmail.com.
La otra edificación independiente que se encuentra en el otro montículo, es la conocida como Torre de Aragón. Se trata de una segunda fortaleza, constituida fundamentalmente por una torre pentagonal, rodeada por una muralla con almenas. Lo que ahora podemos contemplar es fundamentalmente una reconstrucción del siglo XIX. En esta ubicación es donde se encontraba la primera edificación árabe del lugar. La torre tiene tres plantas y dispone de tres ventanas, la última con arco de medio punto. Desde lo más alto de la torre, una terraza almenada te permitirá divisar una buena parte del Señorío de Molina.


Castillo de Zafra

Castillo de Zafra

El castillo de Zafra es un castillo del siglo XII situado en el municipio de Campillo de Dueñas, que ha adquirido cierta notoriedad, después de aparecer en la popular serie de "juego de tronos". Es de titularidad pública y un claro ejemplo de castillo roquero construido sobre una zona de escarpada orografía, en el que destaca la torre del homenaje edificada sobre lo alto del farallón rocoso. Se le presupone un origen árabe y el espacio que delimita todo el conjunto resultante es estrecho y de reducidas dimensiones. Está parcialmente restaurado, pero no es posible la visita interior y sólo puede visitarse exteriormente.
El castillo conserva parte de la estructura amurallada almenada, con torres de refuerzo en las esquinas. Como todas estas construcciones defensivas dispone de su correspondiente aljibe. Su elemento mejor conservado es la torre del homenaje, con puerta gótica de arco apuntado. Esta torre dispone de una escalera de caracol, que permite subir hasta el nivel superior desde donde se puede divisar todo el entorno.
Este castillo fue el refugio del tercer señor de la Molina independiente, Gonzalo Pérez de Lara, rebelado contra el rey Fernando III el Santo. Dada la inexpugnabilidad del castillo, hubieron de pactar la Concordia de Zafra, por la cual la actual Molina de Aragón pasaría a formar parte de la corona de Castilla a la muerte de Don Gonzalo, perdiendo su condición de independiente.




Castillo de Galve de Sorve

Castillo de Galve de Sorbe

El castillo de Galve de Sorbe se asienta sobre un cerro donde anteriormente hubo otra fortaleza musulmana, siendo su torre del homenaje, de cinco plantas y gran riqueza arquitectónica su elemento distintivo más apreciado. La tercera planta dispone de una inmensa chimenea y la cuarta de una bóveda de sillería. Su emplazamiento es ideal para dominar la sierra norte de Guadalajara. Sólo es posible visitarlo exteriormente. 
En cuanto a sus avatares históricos, una vez reconquistada la zona por los cristianos, el infante D. Juan Manuel decide en el siglo XIII reedificar el ruinoso castillo existente. Después de enfrentarse éste al rey Alfonso VIII de Castilla fue perdonado a cambio de concesiones, entre las que estaba tener que demoler el castillo, como así se hizo, pasando la población a su muerte a la corona de Castilla. En 1468 el conde de Miranda de Duero, ordenó construir un nuevo castillo palaciego en Galve para residencia personal. Tras diversas ventas y transiciones el castillo acabó en manos de la casa de Alba. La tercera guerra carlista provocó su destrucción y abandono. La casa de Alba lo cedió al estado al no querer hacerse cargo de sus restos, quién lo subastó en 1971. En esta subasta fue adquirido por Enrique Calle Donoso, propietario también del castillo de Riba de Santiuste quien lo reconstruyó en parte de manera arbitraria, con el fin de acondicionarlo como vivienda. Estas actuaciones obligaron al estado a detener las obras. Desde entonces el castillo se encuentra abandonado por su propietario y el estado del castillo es de ruina progresiva, especialmente en su estructura interior..
Si quieres saber más sobre este castillo, visita la página dedicada al mismo a través de este enlace.y si deseas ver más imágenes del interior del mismo visita este otro enlace.

Castillo de Galve de Sorbe

Castillo de Galve de Sorbe


Castillo de Pioz

Castillo de Pioz
Este castillo fue construido como hogar seguro para la familia Mendoza con recios muros en el siglo XV, aunque no hay constancia de que hubiera sufrido ataque alguno durante su corto periodo de uso. Se trata por tanto de un castillo palaciego más de los Mendoza en la provincia. Al estar edificado en medio de una llanura se le dotó de foso y como complemento de éste, una  pequeña muralla defensiva dotada de almenas, saeteras y torreones esquineros. La puerta principal de esta muralla tenía un puente levadizo para salvar el foso. Entre la muralla y el castillo quedaba un estrecho paseo de ronda, a través del cual se accedía también al castillo. Éste de altura considerable y modelo italiano, contaba con tres torreones circulares en tres de sus esquinas, mientras que en la cuarta se encontraba la torre del homenaje, de planta irregular. También estaba dotado de almenas en toda su estructura, si bién estas ya han desaparecido por el deterioro sufrido por el paso del tiempo y la desatención. El castillo fue adquirido a finales del siglo XX por el ayuntamiento de Pioz, que desde entonces ha realizado en el mismo algunas labores de consolidación. El interior como el de otros tantos castillos es pura ruina y nada queda de la estructura palaciega que albergo en el pasado..
Castillo de Pioz

Castillo de Pioz

Manuel Andrés

viernes, 28 de abril de 2017

Miradores de ensueño en Guadalajara

Guadalajara, como tierra montañosa y con comarcas muy variadas tiene miradores espectaculares que te permitirán disfrutar de excepcionales vistas a muy diferentes y variados parajes. Aquí no encontrarás todos los que son, pero seguro que ninguno de los que te voy a aconsejar te va a decepcionar.


Mirador de Félix Rodriguez de la Fuente

Este mirador se encuentra a pie de la carretera GU-118 que comunica la N-II con Sigüenza. Fue construido en homenaje al gran naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, quién rodó en estos parajes varios capítulos de la serie "El hombre y la tierra". Está totalmente adaptado para personas con minusvalía, con carteles en braille. Desde el mismo podrás contemplar las hoces del río Dulce, interpretar el pasado geológico de la cuenca, contemplar el barranco del Gollorio con su cascada al fondo (si es época de lluvias) y si te gustan las aves observar varias especies que anidan en los roquedales (imprescindible prismáticos). En estos parajes se rodaron escenas míticas de la serie más premiada de Félix Rodríguez de la Fuente, como la del águila que hacía despeñarse a un carnero (justo debajo del mirador) y sobre todo los lobos corriendo en manada y persiguiendo a sus presas que intentaban defenderse introduciéndose en las aguas del río. También las escenas de la persecución implacable de los aldeanos sobre la guarida de los lobeznos, de imborrable recuerdo todas ellas para los que ya peinamos canas. Es un mirador muy concurrido, debido a su fácil acceso, pero si lo puedes disfrutar en soledad seguro que el tiempo se te hará corto en él. 

Cascada del Gollorio, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente
Hoces del río dulce, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por el parque natural del río Dulce pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Mirador de Alocén

Este mirador se encuentra a pie de la carretera GU-998 en el tramo que une las localidades de Alocén y El Olivar. Para llegar hasta él y suponiendo que partamos de Alocén, subiremos por la carretera hasta la parte más alta del pueblo, donde nada más coronar, a tu derecha, al lado de una apisonadora de obras públicas antigua, verás el mirador de Alocén, uno de los más espectaculares de la provincia. Desde él podrás contemplar la inmensidad de extensión que ocupa el embalse y la belleza de sus aguas azules, el viaducto que lo cruza en su punto más estrecho, las montañas gemelas conocidas como "Tetas de Viana" que D. Camilo José Cela quiso sobrevolar en globo y casi acaba en tragedia, las torres de refrigeración de la nuclear de Trillo, etc.

Mirador de Alocén

Mirador de Alocén
Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.

Mirador de Trijueque (Balcón de la Alcarria)

 Si circulas por la A-2 en la Alcarria, entre las localidades de Torija y Trijueque, en días despejados podrás advertir a lo lejos las montañas que forman parte del sistema central y que conforman las conocidas como sierras de Madrid y Guadalajara. Si el día es claro podrás distinguir perfectamente tres picos emblemáticos de la sierra de Guadalajara (mejor con prismáticos), el más altivo y solitario es el pico Ocejón (2049 m.), a su izquierda se encuentra el pico del lobo (el más alto de la provincia con sus 2274 m.) y a su derecha está el "alto rey" (1858 m.). Entre la alcarria y el sistema central hay una vasta extensión de lomas y algunas montañas aisladas, como el cerro cónico donde se asienta la localidad de Hita y el alargado de la Alarilla donde los practicantes de los deportes de "ala delta" y parapente realizan sus despegues. La localidad de Trijueque dispone de un mirador completamente acondicionado y perfectamente señalizado, conocido como "Balcón de la Alcarria", desde donde podrás contemplar los elementos anteriormente descritos, así como los valles del río Badiel y del Henares, y también una vasta extensión de terreno conocida como "la campiña" que extiende sus dominios desde el valle del henares hasta fundirse con las comarcas serranas. El paisaje que se atisba desde este mirador te resultará mucho más agradecido si lo visitas fuera de la época de estío.

Mirador de Trijueque

Mirador de Trijueque


Vistas desde el Castillo de Hita 

La localidad de Hita se asienta en las faldas de un cerro cónico, coronado por las ruinas de su castillo. Recomiendo subir hasta las mismas, sólo si se dispone de calzado adecuado, por las vistas excepcionales que desde el mismo podrás disfrutar. Desde él tendrás una perspectiva aérea del núcleo urbano de la localidad. Podrás distinguir perfectamente el límite geográfico de la comarca de la alcarria, divisar la capital de la provincia y Alcalá de Henares, además de numerosas pequeñas poblaciones. También podrás distinguir los valles creados por los ríos Badiel y Henares.

Hita

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Vistas desde el cerro del Castillo de Jadraque

El cerro que alberga el castillo no es excesivamente alto, pero si es empinado. Es accesible tanto con vehículos, como a pie. Es un mirador excepcional de la villa que queda a sus pies, del valle del río Henares y del Cañamares. También es un mirador excelente de la sierra de Guadalajara y de sus picos más emblemáticos ya referidos anteriormente (Ocejón, Pico del Lobo y Alto Rey). Todo lo anterior nos hace comprender la elección de su emplazamiento. El castillo dispone de un adarve exterior adosado a la muralla principal, desde el cual podrás ir contemplando de una manera cómoda, las diferentes vistas.

Castillo de Jadraque

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Mirador de "la muela" en Miralrio

Este mirador se encuentra muy próximo al castillo de Jadraque y recibe su nombre, porque se ubica en una montaña que sobresale más que las circundantes sobre la vega a la que se asoma. Para llegar hasta él hay que tomar una pista que sale a la izquierda, nada más atravesar el pueblo viniendo desde Guadalajara por la CM-1003. En poco más de 1 Km. la pista se difumina  y desaparece junto al borde mismo de la alcarria, a la que nos conduce, donde tenemos nuestro mirador natural. Ante nuestros ojos se abre la inmensa vega producida por el río Henares. También podemos contemplar desde aquí las vegas de los ríos Bornova y Cañamares. También son observables a simple vista numerosas poblaciones. Según la época en que lo visites te seducirán más unas cosas que otras. Los campos de cultivo resultan muy llamativos cuando hay contrastes de colores en los mismos y desde aquí tienes casi a vista aérea el castillo de Jadraque, desde su lado menos fotografiado. Si te gusta la fotografía desde aquí conseguirás inmortalizar puestas de sol de ensueño. Al fondo está la sierra de Guadalajara con sus picos más emblemáticos ya mencionados y que apreciarás mejor con prismáticos.

Vista del Castillo de Jadraque, desde el pico de la muela en Miralrio

Mirador del Alto Rey

El Alto Rey es una montaña del sistema central de 1858 m. que tiene en su parte más occidental una base militar, ya sin guarnición permanente y en su parte más alta una pequeña ermita que está rodeada por una pequeña senda circundante que hace las veces de mirador. Desde aquí en dirección sur podrás contemplar casi media provincia (el embalse de Alcorlo, el castillo de Jadraque, las estribaciones de Atienza, la alcarria, las torres de refrigeración de Trillo y numerosas poblaciones). Por el noroeste podrás divisar en días claros las estribaciones del Moncayo Zaragozano, con dificultad por las antenas instaladas junto a la ermita y por el norte los picos de Urbión sorianos. Estos picos circundantes se divisan mucho mejor si están nevados. Por el oeste puedes divisar las poblaciones del corredor del henares, el pico Ocejón y en días claros hasta las torres más altas de Madrid. El acceso hasta el mirador de la ermita puede realizarse con vehículos a motor previa autorización, siendo carretera asfaltada hasta la base militar, desde allí hasta la ermita hay una pista. Si deseas disfrutar de las vistas de este mirador hazlo por la mañana, ya que por las tardes, sobre todo en días soleados, la canícula te limitará mucho la visión a largas distancias.
Vista de la base militar y la serranía desde la ermita

Ermita del Santo Alto Rey

Vistas desde el pico Ocejón

El pico Ocejón es abordable por dos rutas distintas, desde MajaelrayoValverde de los Arroyos. Se trata de un destino muy concurrido por numerosos senderistas y montañeros. La vía más utilizada es la de Valverde de los Arroyos. Partiendo de las eras del pueblo podrás encontrar dos rutas principales, una es la que accede a las chorreras de despeñalagua y la otra para los más preparados, que buscan coronar el pico Ocejón, lo que implica superar un desnivel de 800 metros. Se trata de una caminata de alrededor de 3 horas, para hacer cumbre y un poco menos para el descenso, que puede resultar no apta, para personas no iniciadas y preparadas. La recompensa a tanto esfuerzo la empezarás a tener con las primeras rampas de la subida, desde donde podrás contemplar las chorreras de despeñalagua desde diferentes puntos elevados. La mayor recompensa la tendrás cuando superes las últimas rampas de este pico y corones la cima del mismo. Desde aquí en días nítidos puedes contemplar media provincia de Guadalajara y una parte de la de Madrid, mejor con prismáticos. Entre otros elementos a avistar podrás contemplar la mayor parte de los pueblos negros, la sierra circundante y sus picos más altos, la alcarria, castillos, embalses y grandes poblaciones del corredor del Henares y hasta las torres más altas de Madrid. Si deseas disfrutar de las vistas desde aquí, hazlo por la mañana, ya que por las tardes, sobre todo en días soleados, la canícula te limitará mucho la visión a largas distancias.
Pico Ocejón

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Mirador en el alto tajo junto a la carretera CM-210

El alto tajo es una comarca de Guadalajara espectacular y para mí una de las zonas más impresionantes de España en cuanto a naturaleza salvaje se refiere. El mirador que refiero en esta sección se encuentra situado al final de una empinada cuesta en la carretera CM-210, entre las localidades de Taravilla y Poveda de la Sierra. Si circulas de Taravilla a Poveda, lo encontraras a tu izquierda a pie de carretera, pudiendo aparcar el vehículo sin problemas junto al mismo. Desde él podrás contemplar el curso del río tajo al fondo del valle y las altas montañas por las que transita encajado. También podrás observar los numerosos farallones calizos vertiginosos que se asoman al curso del río, donde sólo las aves osan posarse. Si dispones de prismáticos podrás observar mejor la fauna rupícola que se asienta sobre los roquedales. Por accesible y bello es uno de los mejores miradores que podrás disfrutar en Guadalajara.


Parque natural del alto tajo


Parque natural del alto tajo

Miradores al tajo

Nos situamos ahora en la comarca del alto tajo. Partiendo de la localidad de Peralejos de las Truchas en dirección a Terzaga (CM-2106), como a 1km. a la izquierda parte una pista forestal que recorre la parte más alta de las montañas en paralelo al curso descendente del río Tajo durante 20 km. De esta última parten perpendicularmente varias pistas que se asoman a diferentes miradores sobre el río Tajo. Cada uno de ellos tiene su propio encanto y ofrece diferentes perspectivas del valle por el que transita este bello río, con sus aguas azul o verde esmeralda conformando un paisaje mágico. Estas pistas perpendiculares no son aptas para turismos en ningún caso e incluso la pista principal sería más aconsejable recorrerla con un vehículo apropiado. La pista principal permite salir por caminos más o menos intrincados a diferentes poblaciones y carreteras.


Mirador en la parte alta del curso del río Tajo


Miradores del barranco de la Virgen de la Hoz

Este paraje, de gran belleza paisajística, se encuentra cercano a la localidad de Molina de Aragón, estando indicado su acceso desde esta localidad y otros puntos en la comarca. El paraje en sí es suficientemente bello visto a pie de carretera, debido a la naturaleza que lo rodea, al río Gallo que lo ha formado y sobre todo por sus formaciones rocosas de piedra arenisca rojiza, que parecen alzarse cual torres de Babel para alcanzar los cielos. El acceso a los dos miradores existentes en la parte alta se realiza pasando la ermita, por unas escaleras talladas en la roca que parten por el margen derecho. Desde cualquiera de los dos podremos disfrutar de unas excelentes vistas de todo el complejo pétreo circundante con formas caprichosas esculpidas por los diferentes agentes ambientales. Tómate con calma la subida hasta el mirador más alto si no estas preparado, pues sus 100 metros de altura fatigan el cuerpo. Desde la parte más alta tendrás una vista aérea de la ermita a tus pies, podrás ver volar a tu alrededor diferentes tipos de aves rapaces y tener una visión más extensa del complejo pétreo que te rodea.

Barranco de la Virgen de la Hoz
Vistas del barranco de la Virgen de la Hoz desde el mirador alto

Vistas del barranco de la Virgen de la Hoz desde el mirador medio

Manuel Andrés

P.D: Disfruta, respeta, no perturbes el entorno y llévate tu basura.

jueves, 23 de marzo de 2017

Guadalajara capital, la verdadera gran desconocida

Estoy seguro, que la inmensa mayoría de la gente, en el mejor de los casos, lo único que conoce de Guadalajara capital, es el Palacio del Infantado, su monumento más emblemático. Voy a intentar descubrirte otros lugares de la capital, que te recomiendo visitar y que estoy seguro que alguno de ellos te sorprenderá. Para llegar hasta ella y suponiendo que partamos de Madrid, tomaremos la A-2 y sobre el km. 51 o 55 tomaremos el desvío que accede directamente a la localidad.



 Panteón funerario de la Familia Mendoza 


La iglesia de San Francisco, aloja bajo el ábside una cripta, que es una réplica del panteón de los reyes, del Monasterio del Escorial. El vínculo de la familia Mendoza con esta iglesia se inicia en el siglo XIV cuando participaron en su reconstrucción, ya que ésta había sido pasto de las llamas. Posteriormente varios miembros de esta familia solicitaron ser enterrados allí. A comienzos del siglo XVII la familia decide crear un panteón, el que podemos contemplar hoy en día es concluido a finales de ese mismo siglo. Tuve la oportunidad de visitarlo por primera vez gracias a la universidad de Alcalá de Henares, cuando todavía no estaba abierto al público y la verdad me quedé maravillado. Me parecía increible que algo así no fuese conocido nada más que por algunos eruditos y que no estuviese accesible a visitas para el público en general. La mayor parte de los propios habitantes de la ciudad, desconocian su existencia. Hay que decir que esta iglesia formó parte durante siglo y medio de un conjunto de instalaciones militares, conocido como "El fuerte", con lo que su acceso estuvo restringido. Al pasar dichas instalaciones a manos civiles, se ha rehabilitado por parte de Castilla La-Mancha el panteón, quedando pendiente de rehabilitación las urnas funerarias. Durante la invasión francesa, el panteón fue asaltado por tropas de ese país buscando en él elementos de valor, destrozando la mayor parte de las urnas funerarias y dejando esparcidos por el suelo los restos contenidos en las mismas. Estos últimos fueron trasladados posteriormente hasta la Colegiata de Pastrana, donde yacen actualmente. 
Justo al lado del panteón, subiendo una pequeña escalera se encuentra el pudridero, donde yacian los cuerpos hasta que sólo quedaban los huesos, momento en el cual estos últimos restos se introducían en una caja de plomo que era colocada en una de las urnas del panteón. También como curiosidad, al inicio de estas escaleras y entrada al panteón se encuentra una pequeña salida secreta, que permitía la huida por un túnel hacia las huertas adyacentes fuera del recinto. 


Iglesia de San Francisco
Escaleras de acceso al panteón


Panteón de la familia Mendoza

Urna funeraria

Acceso al pudridero
Salida secreta




















Concatedral de Santa María


Este templo aparenta ser una iglesia moderna, pero como dice el dicho "las apariencias engañan".
La construcción actual data de finales del siglo XIII o principios del XIV; es considerada como obra mudéjar, siendo el ladrillo y el mampuesto, junto a unos pequeños detalles de cerámica verde, sus materiales más empleados. El exterior nos muestra tres magníficas puertas mudéjares de entrada al templo; una de ellas, la que daba acceso a su antigua sacristía, se encuentra hoy en día condenada. Destaca de su exterior la esbelta torre de ladrillo. En el siglo XV es ya la iglesia más importante de la ciudad, hasta el punto de obtener la consideración de iglesia colegiata. El templo se encuentra rodeado, por sus caras norte y este, de una estilizada galería del denominado como renacimiento alcarreño de principios del siglo XVI. En 1959 adquirió el status de Concatedral.
El interior del templo, nos muestra una planta de tres naves, separadas por fuertes pilastras y arcos de medio punto y sobre el crucero una sencilla cúpula con linterna, construidas a principios del siglo XVII; todo ello de influencia barroca.
El retablo de principios del siglo XVII, está dividido en dos cuerpos y con tres calles, en las que se muestran varias escenas de la vida de Jesús.


Concatedral de Santa María

Concatedral de Santa María
Concatedral de Santa María



Si deseas un folleto descriptivo de la concatedral en PDF, lo puedes descargar en este enlace: Concatedral de Santa María.


Torreón de Alvar Fáñez


Este torreón, debe su nombre al mítico conquistador de la ciudad de Guadalajara, amigo y compañero de batallas, del Cid Campeador. Fué reabierto al público en 2004. Aquí se evoca su leyenda y actualmente alberga el centro de interpretación del escudo de armas y de las murallas de la localidad. De las cuales éste es el resto más representativo.

Torreón de la muralla

Capilla de Luis de Lucena


Justo enfrente de la Concatedral de Santa María, subiendo la cuesta de San Miguel, se encuentra la capilla funeraria de Luis de Lucena, del siglo XVI. Esta capilla es el único resto que se conserva de la iglesia de San Miguel, a la cual estuvo adosada, demolida en 1887 y es una obra maestra mudejar en la arquitectura de ladrillo.
El exterior tiene bajo el alero unas torres cilíndricas que le confieren un aspecto de fortaleza y el interior presenta varias singularidades caprichosas, como la escalera de caracol para ascender al piso superior. También cabe mencionar la decoración pictórica de sus bóvedas.


Capilla de Luis de Lucena

Capilla de Luis de Lucena
Capilla de Luis de Lucena
Si deseas un folleto descriptivo de la capilla en PDF, lo puedes descargar en este enlace: Capilla Luis de Lucena


Palacio de la Cotilla  


Muy cerca de la capilla de Luis de Lucena se encuentra este palacio del siglo XVII que perteneció a los marqueses de Villamejor. Se trata de un edificio de dos plantas, de gran superficie , siguiendo los modelos arquitectónicos de la época, con fachada sencilla de ladrillo visto y portada de piedra caliza blanca blasonada. El interior se articula en torno a un gran patio central, con un corredor sustentado por columnas calizas y capiteles tallados.
A finales del siglo XIX, los marqueses de Villamejor dieron a su palacio un toque oriental siguiendo las modas decorativas que imperaban entonces en Europa y en España. La estancia más valiosa del palacio de la cotilla es el salón del té, una sala principal, dotada de un pequeño escenario flanqueado por dos columnas laterales que albergaban el espacio idóneo para representaciones teatrales y conciertos musicales, actividades propias para el entretenimiento de la nobleza de finales del siglo XIX. Todas las paredes, a excepción de las del escenario, están cubiertas con un papel de arroz pintado a mano original. En él representan distintas escenas de la vida de la China medieval, basadas en leyendas épicas, según el estilo de la dinastía Qing, cuya rareza en España le otorga un valor excepcional. 


Pinturas del salón de té

Pinturas del salón de té
Si deseas un folleto descriptivo del palacio en PDF, lo puedes descargar en este enlace: Palacio de la Cotilla.


Convento de la Piedad y palacio de Antonio de Mendoza


La iglesia del convento y el palacio, delimitan actualmente un jardín abierto a la calle. En el lado izquierdo según se entra se encuentra la portada plateresca de la iglesia del convento, coronada por la escena de la Piedad, obra de Covarrubias. De frente, se encuentra la portada del palacio, concebida como un arco de triunfo, con motivos ornamentales de carácter militar. Las portadas de ambos edificios forman un rincón de alto valor arquitectónico. Ambos edificios fueron construidos en el siglo XVI. En el interior del palacio, sin embargo, el patio constituye el elemento más destacable, con columnas que soportan grandes capiteles originales, donde se sustenta el corredor superior. El recorrido por el claustro permite admirar otros elementos: la escalera y su artesonado y el gran escudo imperial, trasladado aquí en el siglo XIX desde la puerta del Mercado de la plaza de Santo Domingo, ya desaparecida. Actualmente el palacio alberga un instituto de bachillerato.


Palacio de Antonio de Mendoza
Palacio de Antonio de Mendoza - Capitel del patio interior
Escudo imperial de la puerta del mercado


Portada de la iglesia del convento, obra de Covarrubias
Si deseas un folleto descriptivo de la iglesia y el palacio en PDF, lo puedes descargar en este enlace: Folleto iglesia y palacio



Iglesia de Santiago Apostol

Es un edificio de ladrillo, muy sobrio, de estilo mudéjar del siglo XIV con algún aditamento posterior. Formaba parte del monasterio de Santa Clara. Su interior alberga una capilla diseñada por Alonso de Covarrubias y otra de estilo gótico. 

Palacio del infantado


Es el monumento más representativo y icónico de la capital, incluido por la UNESCO en 2015, dentro de la candidatura artística a patrimonio de la humanidad. La historia del palacio del Infantado, de los duques del Infantado, la casa principal de los Mendoza, puede resumirse en cuatro partes: su construcción, iniciada en 1480 y concluida a fines del siglo XV, bajo la dirección de Juan Guas; su reforma, por el quinto duque del Infantado, entre 1570 y 1580, que introdujo los elementos renacentistas; su ruina, a causa de un incendio en 1936, como consecuencia de un bombardeo durante la guerra civil, que destruyó todo el excepcional artesonado mudejar que atesoraba, y, finalmente, su restauración en los años sesenta. A pesar de las desdichas es un edificio que sorprende por su magnificencia y belleza.

También conviene conocer algunas citas históricas que en él tuvieron lugar y que es interesante conocer.  En 1560 se casó en este palacio el rey de España, Felipe II con Isabel de Valois. En 1738 Mariana de Neoburgo, viuda de Carlos II, se instaló en este palacio, donde falleció dos años después. El palacio también fue el lugar de encuentro entre Felipe V y Isabel de Farnesio con motivo de su boda por poderes.

La fachada es gótica, de estilo isabelino, a excepción de la parte superior, repleta de ventanales renacentistas. Toda la fachada está cubierta de cabezas de clavos de piedra o puntas de diamante, de influencia mudéjar, que proporcionan, al caer la tarde un bello contraste entre luces y sombras. La puerta principal de entrada al edificio se encuentra en esta fachada, pero descentrada, situada en el lado izquierdo y flanqueada por dos gruesas columnas cilíndricas. Sobre la puerta se encuentra el escudo de los Mendoza y otros elementos ornamentales.
El patio interior del palacio, denominado patio de los Leones, así denominado por ser éste, su elemento decorativo principal, es rectangular y de una belleza exquisita. Se compone de dos galerías, formadas por arcos rebajados de tres centros: en la inferior, predomina el motivo compuesto por los leones enfrentados; en la superior, el de los grifos alados (animales mitológicos), enfrentados y encadenados. La galería baja, inicialmente, estaba sostenida por columnas helicoidales, como las del piso alto. En 1571, esas columnas fueron sustituidas por las actuales, de estilo dórico, al mismo tiempo que se levantaba más de un metro todo el suelo del patio.
La mayor parte de la decoración interior del palacio ha desaparecido, destruida en el incendio de 1936. Pueden visitarse todavía las salas bajas, decoradas por el artista italiano Rómulo Cincinato entre 1578 y 1580. 
El palacio alberga también un pequeño museo que recoge elementos culturales y patrimoniales de toda la provincia en los campos de la etnografía, las bellas artes y la arqueología.
Palacio del infantado

Puerta principal de acceso
Escudo de la familia Mendoza, sobre la puerta principal


Palacio del infantado

Palacio del infantado - patio de los leones

Palacio del infantado - patio de los leones

Palacio del infantado - patio de los leones

 

Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo


A muchas de las personas que circulan por la N-II, cuando circunvalan Guadalajara capital por la autovía les llama la atención un edificio esbelto y alto con un techo rosado que atisban a lo lejos. Pues bien ese edificio es el panteón funerario de la Condesa de la Vega del Pozo. Con decir que es el de dimensiones más grande, de largo, de toda España, pues ya invita a conocerlo y seguro que no te va a defraudar porque es espectacular.
La ciudad de Guadalajara debe al mecenazgo y a la filantropía de María Diega Desmaissieres, duquesa de Sevillano, condesa de la Vega del Pozo, uno de los mejores conjuntos arquitectónicos de finales del siglo XIX. La duquesa, en torno a 1881, encargó a Ricardo Velázquez Bosco (autor del palacio de cristal del retiro madrileño) la construcción de un vasto complejo de edificios, destinado a establecimientos benéficos y a panteón familiar, al sudoeste de la ciudad, a un lado del actual parque de San Roque. Su construcción duró una tres décadas. El panteón, cuya cúpula de cerámica vidriada es uno de los hitos de la ciudad, refleja la influencia del arte del norte de Italia, combinando elementos orientales y occidentales, que dotan al edificio de cierta estampa bizantina. El panteón tiene planta de cruz griega y está dividido en dos partes, la superior dedicada al culto y la inferior con la falsa cripta. En la superior, destaca el altar, presidido por un excelente calvario, pintado por Alejandro Ferrán; en la cripta, el imponente grupo escultórico de dos cuerpos, de Ángel García Díez, que representa el cortejo fúnebre de la duquesa. El cuerpo inferior es el que alberga los restos fúnebres y está esculpido en roca basáltica, muy difícil de tallar. Rodeando al grupo escultórico principal hay diversos nichos en las paredes donde descansan los parientes allegados de la condesa. En todo el edificio, en cada detalle, con insistencia, se revela la riqueza de materiales y la perfección de su acabado. En contraste, en la bóveda de la cripta, de nervadura, casi plana, sobresale el alarde técnico. 


Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo
Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo


Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo

Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo

Panteón de la Condesa de la Vega del Pozo

Manuel Andrés

Para saber más:
Guadalajara funeraria - Escritos de Herrera Casado
Concatedral de Santa María - Escritos de Herrera Casado
Capilla de Luis de Lucena - Escritos de Herrera Casado
Antonio de Mendoza, cabeza de dinastía - Escritos de Herrera Casado
Palacio del infantado - Escritos de Herrera Casado
Artículo sobre el Panteón de la  Condesa de la Vega del Pozo