viernes, 28 de abril de 2017

Miradores de ensueño en Guadalajara

Guadalajara, como tierra montañosa y con comarcas muy variadas tiene miradores espectaculares que te permitirán disfrutar de excepcionales vistas a muy diferentes y variados parajes. Aquí no encontrarás todos los que son, pero seguro que ninguno de los que te voy a aconsejar te va a decepcionar.


Mirador de Félix Rodriguez de la Fuente

Este mirador se encuentra a pie de la carretera GU-118 que comunica la N-II con Sigüenza. Fue construido en homenaje al gran naturalista Félix Rodríguez de la Fuente, quién rodó en estos parajes varios capítulos de la serie "El hombre y la tierra". Está totalmente adaptado para personas con minusvalía, con carteles en braille. Desde el mismo podrás contemplar las hoces del río Dulce, interpretar el pasado geológico de la cuenca, contemplar el barranco del Gollorio con su cascada al fondo (si es época de lluvias) y si te gustan las aves observar varias especies que anidan en los roquedales (imprescindible prismáticos). En estos parajes se rodaron escenas míticas de la serie más premiada de Félix Rodríguez de la Fuente, como la del águila que hacía despeñarse a un carnero (justo debajo del mirador) y sobre todo los lobos corriendo en manada y persiguiendo a sus presas que intentaban defenderse introduciéndose en las aguas del río. También las escenas de la persecución implacable de los aldeanos sobre la guarida de los lobeznos, de imborrable recuerdo todas ellas para los que ya peinamos canas. Es un mirador muy concurrido, debido a su fácil acceso, pero si lo puedes disfrutar en soledad seguro que el tiempo se te hará corto en él. 

Cascada del Gollorio, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente
Hoces del río dulce, desde el mirador de Félix Rodríguez de la Fuente

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por el parque natural del río Dulce pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Mirador de Alocén

Este mirador se encuentra a pie de la carretera GU-998 en el tramo que une las localidades de Alocén y El Olivar. Para llegar hasta él y suponiendo que partamos de Alocén, subiremos por la carretera hasta la parte más alta del pueblo, donde nada más coronar, a tu derecha, al lado de una apisonadora de obras públicas antigua, verás el mirador de Alocén, uno de los más espectaculares de la provincia. Desde él podrás contemplar la inmensidad de extensión que ocupa el embalse y la belleza de sus aguas azules, el viaducto que lo cruza en su punto más estrecho, las montañas gemelas conocidas como "Tetas de Viana" que D. Camilo José Cela quiso sobrevolar en globo y casi acaba en tragedia, las torres de refrigeración de la nuclear de Trillo, etc.

Mirador de Alocén

Mirador de Alocén
Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.

Mirador de Trijueque (Balcón de la Alcarria)

 Si circulas por la A-2 en la Alcarria, entre las localidades de Torija y Trijueque, en días despejados podrás advertir a lo lejos las montañas que forman parte del sistema central y que conforman las conocidas como sierras de Madrid y Guadalajara. Si el día es claro podrás distinguir perfectamente tres picos emblemáticos de la sierra de Guadalajara (mejor con prismáticos), el más altivo y solitario es el pico Ocejón (2049 m.), a su izquierda se encuentra el pico del lobo (el más alto de la provincia con sus 2274 m.) y a su derecha está el "alto rey" (1858 m.). Entre la alcarria y el sistema central hay una vasta extensión de lomas y algunas montañas aisladas, como el cerro cónico donde se asienta la localidad de Hita y el alargado de la Alarilla donde los practicantes de los deportes de "ala delta" y parapente realizan sus despegues. La localidad de Trijueque dispone de un mirador completamente acondicionado y perfectamente señalizado, conocido como "Balcón de la Alcarria", desde donde podrás contemplar los elementos anteriormente descritos, así como los valles del río Badiel y del Henares, y también una vasta extensión de terreno conocida como "la campiña" que extiende sus dominios desde el valle del henares hasta fundirse con las comarcas serranas. El paisaje que se atisba desde este mirador te resultará mucho más agradecido si lo visitas fuera de la época de estío.

Mirador de Trijueque

Mirador de Trijueque


Vistas desde el Castillo de Hita

La localidad de Hita se asienta en las faldas de un cerro cónico, coronado por las ruinas de su castillo. Recomiendo subir hasta las mismas, sólo si se dispone de calzado adecuado, por las vistas excepcionales que desde el mismo podrás disfrutar. Desde él tendrás una perspectiva aérea del núcleo urbano de la localidad. Podrás distinguir perfectamente el límite geográfico de la comarca de la alcarria, divisar la capital de la provincia y Alcalá de Henares, además de numerosas pequeñas poblaciones. También podrás distinguir los valles creados por los ríos Badiel y Henares.

Hita

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Vistas desde el cerro del Castillo de Jadraque

El cerro que alberga el castillo no es excesivamente alto, pero si es empinado. Es accesible tanto con vehículos, como a pie. Es un mirador excepcional de la villa que queda a sus pies, del valle del río Henares y del Cañamares. También es un mirador excelente de la sierra de Guadalajara y de sus picos más emblemáticos ya referidos anteriormente (Ocejón, Pico del Lobo y Alto Rey). Todo lo anterior nos hace comprender la elección de su emplazamiento. El castillo dispone de un adarve exterior adosado a la muralla principal, desde el cual podrás ir contemplando de una manera cómoda, las diferentes vistas.

Castillo de Jadraque

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Mirador de "la muela" en Miralrio

Este mirador se encuentra muy próximo al castillo de Jadraque y recibe su nombre, porque se ubica en una montaña que sobresale más que las circundantes sobre la vega a la que se asoma. Para llegar hasta él hay que tomar una pista que sale a la izquierda, nada más atravesar el pueblo viniendo desde Guadalajara por la CM-1003. En poco más de 1 Km. la pista se difumina  y desaparece junto al borde mismo de la alcarria, a la que nos conduce, donde tenemos nuestro mirador natural. Ante nuestros ojos se abre la inmensa vega producida por el río Henares. También podemos contemplar desde aquí las vegas de los ríos Bornova y Cañamares. También son observables a simple vista numerosas poblaciones. Según la época en que lo visites te seducirán más unas cosas que otras. Los campos de cultivo resultan muy llamativos cuando hay contrastes de colores en los mismos y desde aquí tienes casi a vista aérea el castillo de Jadraque, desde su lado menos fotografiado. Si te gusta la fotografía desde aquí conseguirás inmortalizar puestas de sol de ensueño. Al fondo está la sierra de Guadalajara con sus picos más emblemáticos ya mencionados y que apreciarás mejor con prismáticos.

Vista del Castillo de Jadraque, desde el pico de la muela en Miralrio

Mirador del Alto Rey

El Alto Rey es una montaña del sistema central de 1858 m. que tiene en su parte más occidental una base militar, ya sin guarnición permanente y en su parte más alta una pequeña ermita que está rodeada por una pequeña senda circundante que hace las veces de mirador. Desde aquí en dirección sur podrás contemplar casi media provincia (el embalse de Alcorlo, el castillo de Jadraque, las estribaciones de Atienza, la alcarria, las torres de refrigeración de Trillo y numerosas poblaciones). Por el noroeste podrás divisar en días claros las estribaciones del Moncayo Zaragozano, con dificultad por las antenas instaladas junto a la ermita y por el norte los picos de Urbión sorianos. Estos picos circundantes se divisan mucho mejor si están nevados. Por el oeste puedes divisar las poblaciones del corredor del henares, el pico Ocejón y en días claros hasta las torres más altas de Madrid. El acceso hasta el mirador de la ermita puede realizarse con vehículos a motor previa autorización, siendo carretera asfaltada hasta la base militar, desde allí hasta la ermita hay una pista. Si deseas disfrutar de las vistas de este mirador hazlo por la mañana, ya que por las tardes, sobre todo en días soleados, la canícula te limitará mucho la visión a largas distancias.
Vista de la base militar y la serranía desde la ermita

Ermita del Santo Alto Rey

Vistas desde el pico Ocejón

El pico Ocejón es abordable por dos rutas distintas, desde MajaelrayoValverde de los Arroyos. Se trata de un destino muy concurrido por numerosos senderistas y montañeros. La vía más utilizada es la de Valverde de los Arroyos. Partiendo de las eras del pueblo podrás encontrar dos rutas principales, una es la que accede a las chorreras de despeñalagua y la otra para los más preparados, que buscan coronar el pico Ocejón, lo que implica superar un desnivel de 800 metros. Se trata de una caminata de alrededor de 3 horas, para hacer cumbre y un poco menos para el descenso, que puede resultar no apta, para personas no iniciadas y preparadas. La recompensa a tanto esfuerzo la empezarás a tener con las primeras rampas de la subida, desde donde podrás contemplar las chorreras de despeñalagua desde diferentes puntos elevados. La mayor recompensa la tendrás cuando superes las últimas rampas de este pico y corones la cima del mismo. Desde aquí en días nítidos puedes contemplar media provincia de Guadalajara y una parte de la de Madrid, mejor con prismáticos. Entre otros elementos a avistar podrás contemplar la mayor parte de los pueblos negros, la sierra circundante y sus picos más altos, la alcarria, castillos, embalses y grandes poblaciones del corredor del Henares y hasta las torres más altas de Madrid. Si deseas disfrutar de las vistas desde aquí, hazlo por la mañana, ya que por las tardes, sobre todo en días soleados, la canícula te limitará mucho la visión a largas distancias.
Pico Ocejón

Si dispones de tiempo y quieres realizar un recorrido por esta zona pulsa sobre el siguiente enlace para más información.


Mirador en el alto tajo junto a la carretera CM-210

El alto tajo es una comarca de Guadalajara espectacular y para mí una de las zonas más impresionantes de España en cuanto a naturaleza salvaje se refiere. El mirador que refiero en esta sección se encuentra situado al final de una empinada cuesta en la carretera CM-210, entre las localidades de Taravilla y Poveda de la Sierra. Si circulas de Taravilla a Poveda, lo encontraras a tu izquierda a pie de carretera, pudiendo aparcar el vehículo sin problemas junto al mismo. Desde él podrás contemplar el curso del río tajo al fondo del valle y las altas montañas por las que transita encajado. También podrás observar los numerosos farallones calizos vertiginosos que se asoman al curso del río, donde sólo las aves osan posarse. Si dispones de prismáticos podrás observar mejor la fauna rupícola que se asienta sobre los roquedales. Por accesible y bello es uno de los mejores miradores que podrás disfrutar en Guadalajara.


Parque natural del alto tajo


Parque natural del alto tajo

Miradores al tajo

Nos situamos ahora en la comarca del alto tajo. Partiendo de la localidad de Peralejos de las Truchas en dirección a Terzaga (CM-2106), como a 1km. a la izquierda parte una pista forestal que recorre la parte más alta de las montañas en paralelo al curso descendente del río Tajo durante 20 km. De esta última parten perpendicularmente varias pistas que se asoman a diferentes miradores sobre el río Tajo. Cada uno de ellos tiene su propio encanto y ofrece diferentes perspectivas del valle por el que transita este bello río, con sus aguas azul o verde esmeralda conformando un paisaje mágico. Estas pistas perpendiculares no son aptas para turismos en ningún caso e incluso la pista principal sería más aconsejable recorrerla con un vehículo apropiado. La pista principal permite salir por caminos más o menos intrincados a diferentes poblaciones y carreteras.


Mirador en la parte alta del curso del río Tajo


Miradores del barranco de la Virgen de la Hoz

Este paraje, de gran belleza paisajística, se encuentra cercano a la localidad de Molina de Aragón, estando indicado su acceso desde esta localidad y otros puntos en la comarca. El paraje en sí es suficientemente bello visto a pie de carretera, debido a la naturaleza que lo rodea, al río Gallo que lo ha formado y sobre todo por sus formaciones rocosas de piedra arenisca rojiza, que parecen alzarse cual torres de Babel para alcanzar los cielos. El acceso a los dos miradores existentes en la parte alta se realiza pasando la ermita, por unas escaleras talladas en la roca que parten por el margen derecho. Desde cualquiera de los dos podremos disfrutar de unas excelentes vistas de todo el complejo pétreo circundante con formas caprichosas esculpidas por los diferentes agentes ambientales. Tómate con calma la subida hasta el mirador más alto si no estas preparado, pues sus 100 metros de altura fatigan el cuerpo. Desde la parte más alta tendrás una vista aérea de la ermita a tus pies, podrás ver volar a tu alrededor diferentes tipos de aves rapaces y tener una visión más extensa del complejo pétreo que te rodea.

Barranco de la Virgen de la Hoz
Vistas del barranco de la Virgen de la Hoz desde el mirador alto

Vistas del barranco de la Virgen de la Hoz desde el mirador medio


Vistas desde las "Tetas de Viana"

Vista de las "Tetas de Viana" desde el municipio de Viana de Mondejar

Las denominadas "Tetas de Viana" son dos cerros casi idénticos que se alzan junto a la localidad de Viana de Mondejar, de la que reciben parte del nombre, declaradas monumento natural en 2006 por la junta de comunidades de Castilla-La Mancha. Su cumbre está situada a 1145 metros de altura, pero su interés radica en la simetría y proximidad de ambos cerros, además del cuerpo rocoso calizo que los corona con paredes verticales. Al elevarse sobre la comarca circundante constituyen un mirador de primer orden sobre la zona.
Debido a su privilegiada posición las "Tetas de Viana" estuvieron ya habitadas en la edad del bronce (1800 años a. de C.), después por celtíberos, romanos y árabes. También se le presupone importancia estratégica durante la baja edad media por los restos encontrados en ellas. Incluso hay también lugar para la leyenda, ya que según dicen sobre el altiplano que corona las "Tetas de Viana" durante las noches de Plenilunio, los brujos de la Alcarria, se reúnen en aquelarre, emborrachándose con aguardiente y churú, robado en las bodegas de Morillejo y que allí permanecen, recitando conjuros, hasta que despunta el día... En el pasado reciente estos cerros no tuvieron prácticamente utilidad u aprovechamiento agrícola, de ahí que se acuñara esta frase: "Tetas de Viana... muchos las ven, pero pocos las maman". Esta percepción ha cambiado sustancialmente hoy en día con el auge del senderismo, constituyendo en este momento el punto de referencia turística más visitado de toda la comarca. El acceso más cercano es desde la localidad de Viana de Mondejar (2,5 Km.), situada a sus pies, pero también puede accederse desde Trillo (5,5 km.) haciendo un recorrido más largo. Puede hacerse todo el recorrido a pie o si se dispone de un vehículo todoterreno, es posible llegar hasta prácticamente la base del farallón rocoso occidental accediendo desde Viana de Mondejar, el único que permite acceder a su cumbre. El acceso hasta la misma se realiza bordeando el complejo rocoso, siguiendo la senda marcada hasta llegar a una abertura en la roca donde se han excavado precarios escalones en la misma. Una cadena asida a la pared nos ayudará a ganar estabilidad hasta llegar a una escalera metálica, posiblemente no apta para personas con vértigo, que nos permitirá encaramarnos a la cumbre.
Una vez en la cima disfrutaremos de unas vistas excepcionales en todos los puntos cardinales, pudiendo contemplar entre otros lugares numerosas poblaciones de la comarca como Viana de Mondejar y Trillo, las torres de refrigeración de la nuclear, el río Tajo, el cerro más oriental, etc. Hay que tener cuidado en la cima y mirar bien donde ponemos los pies, pues con el paso de los años y al ser un terreno calizo, se han ido formando numerosas pequeñas dolinas que podrían suponer un peligro si vamos descuidados, varias de ellas están señalizadas.
Si eres amante de las anécdotas, D. Camilo José Cela, tan "nota" él, quiso sobrevolar en globo las "Tetas" en su segundo viaje a la alcarria. El asunto casi acaba en tragedia pues acabó estampado contra los chopos del río, entre ramas y cordeles. D. Camilo manifestó después del suceso con amargura e ironía a partes iguales: "Las dos únicas tetas que se me han resistido".



Senda de acceso a la "Teta occidental"
Escalera de acceso a la "Teta occidental"


















Vista de Viana de Mondejar desde la "Teta occidental"

Vista de la "Teta oriental" desde la más occidental

Manuel Andrés

P.D: Disfruta, respeta, no perturbes el entorno y llévate tu basura.